destacados

Miguel Rellán, el Caballero de la escena

By  | 

Fotografías: R. G.

Con Miguel Rellán en la Plaza de Oriente

La Plaza de Oriente es uno de mis sitios favoritos de Madrid. De jovencita, siempre venía cuando necesitaba estar sola, pensar, o alguna tristeza rondaba mi corazón. Solía mirar fijamente a los reyes godos que rodean la plaza, en busca de comprensión y apoyo. Nada. Son muy suyos esos godos…La plaza es un lugar perfecto para encuentros, charlas y debates.

Dentro del bullicio hay bastante tranquilidad, perfecta para entrevistar a mi admirado Miguel Rellán en el Café de Oriente. Un hombre encantador, de esas personas que te hacen sentir como en casa nada más conocerla. Anfitrión perfecto, humilde como todos los grandes, y lleno de vivencias que escucharías sin pestañear hasta que él quisiera dejar de hablar.

Incansable trabajador, además de hacer cine y televisión (Me encantó su papel de Gil Pérez en el memorable episodio “Tiempo de gloria”, de la innovadora serie “El ministerio del tiempo”, me ha confesado que en la nueva temporada estará ¡¡¡yujuuu!!), sigue de gira con su exitosa obra de teatro “Novecento” con la que ha conseguido el premio de Unión de Actores al mejor protagonista, mientras prepara “Ninette y un señor de Murcia”, que estrenará en el teatro Calderón de Valladolid el 8 de septiembre y en Madrid, en el Fernán Gómez, el 14 de enero.

De médico a actor

¿Qué significa para ti la palabra esperpento?
Muchas cosas…pero supongo que te refieres a un grupo de teatro de Sevilla del que soy cofundador. Fue una época maravillosa, dura y gloriosa. El título es por la devoción que profesábamos a los esperpentos de Valle Inclán.

¿Cómo termina un estudiante de medicina siendo actor?
En Marruecos vivía encima de un cine, y me sabía todas las películas. Cuando era pequeño se metían conmigo los demás niños porque era delgaducho y miope, eso me hizo refugiarme en otro mundo como era el del cine, literatura y la música. Fui a la Universidad sabiendo mucho de medicina, ya que mi padre era médico, y le acompañaba a pasar consulta. En primero de carrera me enteré de que buscaban actores para el TEU (teatro español universitario) y empezó todo. El teatro iba avanzando mientras la carrera se quedaba atrás. Pero logré terminarla tras nueve años.

Miguel Rellán en un reportaje para MICINEXIN

¿Qué tipo de teatro hacíais?
Hacíamos teatro para cambiar el mundo, por eso tengo un concepto colectivo de este oficio. Si dabas para el protagonista pues estupendo y si te tocaba un papel más pequeño lo aceptabas sin problemas. Y eso te cura de todo tipo de estupideces y vanidades.

Miguel Rellán se convirtió en “El moro”

¿Crees que con “El crack” y “El crack II” (José Luis Garci, 1981-83) y tu papel de “El moro” (delincuente reformado que ayuda al detective Areta, genialmente interpretado por Alfredo Landa) el público comenzó a ver lo que eras capaz de hacer como actor?
Sin duda esta película fue un antes y un después en mi vida artística, pero no tuvo efectos inmediatos. Pasó tiempo hasta que fui reconocido por los medios y el público. Lo seguí pasando mal una temporada, haciendo café teatro para salir adelante….Una de las cosas que más me molestaban es que después de un año de “El Crack” los medios de comunicación continuaban escribiendo mal mi nombre ¡pero Schwarzenegger lo clavaban! Yo nunca he querido ser una estrella, si no trabajar para vivir de esto, y para ello necesitaba ser conocido.

¿Piensas que el cine de Garci está poco valorado en España?
Por un lado puedo pensar que si, y por otro que se le hace demasiado caso. Le he dicho a mi amigo José Luis que no le entiendo. Que a estas alturas, un admirador de Scorsese como él, haga “La herida luminosa” o “Canción de cuna” no tiene sentido. Ha hecho genialidades como “Las verdes praderas”, “Solos en la madrugada” , “Asignatura pendiente” o “Tío vivo”…y de pronto se va al siglo XIX…no lo comprendo…

El Goya

Conseguiste el Goya como mejor secundario en “Tata mía” (José Luis Borao, 1986) ¿sigues pensando que los premios son injustos?
Dime una cosa, ¿Cómo se mide qué novela es la mejor? ¿Qué actor es el mejor? No olvidemos una cosa, casi todos los premios artísticos están hechos para promocionar algo. Cuando me dieron el Goya, estábamos nominado Agustín González, Antonio Banderas y yo. Todos pensamos que era para Agustín. Salí yo para mi sorpresa. Pero si se reprodujéramos ahora la situación saldría Antonio Banderas, vamos, ¡está más claro que el caldo de un asilo!
En este instante exploto en una carcajada, Don Miguel tiene una capacidad excepcional de decir cosas muy importantes con un gran sentido del humor. Inteligente e ingenioso.

Miguel Rellán en un reportaje para MICINEXIN

Es decir, para ti los premios no son importantes porque consideras que su principal función es la de promocionar algo
Claro. Tengo prácticamente todos los premios. La mayoría no me los merezco. Y otros que me merecía no me los dieron…

Miguel Rellán, triunfando con “Novecento”

En teatro estás ahora de gira con la obra “Novecento”, un monólogo intenso, cuando terminas… ¿te invade más el cansancio o la satisfacción?
Cansancio inevitablemente…la satisfacción generalmente no, me suelo salir del escenario cabreado, porque casi nunca me gusto. En ocasiones pierdo la concentración porque la gente no es todo lo educada que debería…suena un móvil…alguien abriendo un caramelo… toses.

Creo que eres un perfeccionista incorregible, sé que, además de vender todas las entradas en cada función, el público siempre acaba aplaudiéndote en pie.
¡Cierto! Pero si tú sabes que no has dado todo lo que podías dar, no hay nada que te convenza.

Teatro, cine, televisión… ¿Cuál es tu niña bonita?
El teatro. El cine me encanta verlo pero odio hacerlo y la televisión cada vez se parece más al cine. A parte de la calidad, hacer cine es muy aburrido. Pepe Isbert decía “En el cine te pagan por esperar” y Fernán Gómez dijo “En el cine no te pagan ¡te indemnizan!”. Ahora si me dicen que me van a enviar un guión digo que no se molesten, si me pagan bien lo hago y punto. Hay películas maravillosas que he hecho que borraría de mi biografía porque las pasé putas.

Últimamente has hecho las películas “Las ovejas no esperan el tren” (Fernández Armero, 2015) y “A cambio de nada”(Daniel Guzmán, 2015)…entonces ¿horrible experiencia?
La verdad intento ver la botella medio llena, pasármelo bien, estoy con amigos y me río…pero preferiría no hacerlo…

Miguel Rellán en un reportaje para MICINEXIN

¿Piensas que las nuevas generaciones de actores se preocupan más de estar buenos que de ser buenos y tener una buena dicción? Confieso que hay unos cuantos a los que no les entiendo nada.
Tienes razón. Suele ser actores que duran poco, yo he visto cadáveres exquisitos. Conozco gente aficionada a algunas series españolas, que es incapaz de entender nada ,y las ve subtituladas. Incluso a mi me ha costado entender a algunos compañeros, hablan susurrando, parece que siempre hay alguien durmiendo al lado…

La película preferida de Miguel Rellán

Miguel, hablemos de la película que has elegido, te has decantado por “Raíces profundas” (George Stevens, 1953) ¿Por qué?
Porque tengo la fantasía de que a partir de esta película decidí ser actor. Hay un personaje que me fascinó, el pistolero Wilson (Jack Palance), porque a mí los buenos siempre me han parecido unos idiotas…los villanos son gente más interesante ¡eso sí! Los villanos para el cine, para la vida real siempre la gente buena.

¿Cuál es tu secuencia favorita?
No lo he pensado…todos los planos de Jack Palance…cuando se baja despacio del caballo…siempre me he preguntado cómo sería la madre del Wilson ¿sabrá que es pistolero?

 

¿Versión original o doblada?
Original siempre que se pueda.

Un señor gordo con 18kg de palomitas…

¿Te molesta que la gente coma en los cines?
Muchísimo. Siempre se me sienta un señor gordo al lado con 18kg de palomitas. Además ¿por qué palomitas y no garbanzos tostados o altramuces?…nada, palomitas porque lo dicen los americanos.
Esto de ir al cine ha cambiado mucho, antes salías de ver una película y te podía cambiar la vida…ahora no ven el cine, lo consumen, no les influye.

¿Qué personaje del cine siempre quisiste hacer y no pudiste?
Siempre me vi como el médico de “Tiempo de silencio”, cuando Aranda decidió hacerla me presente y le dije que quería el papel…se rieron bien de mi…lo hizo finalmente Imanol Arias.
Rosaria y yo terminamos la entrevista con una sonrisa en los labios. Han sido unos minutos gratísimos, donde hemos aprendido mucho sobre la vida y el mundo de la interpretación con Miguel Rellán. Al despedirnos le expresamos nuestro deseo de que aquella no sea la primera y última vez que nos veamos…” A ver si os creéis que os vais a librar tan fácilmente de mi”. Me pido un Miguel Rellán para reyes.

Miguel Rellán en un reportaje para MICINEXIN

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en gabinetedepsicologia.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

5 Comments

  1. aurori

    14 agosto, 2015 at 5:38 pm

    Seguro,estoy de acuerdo..sin pestaňear hasta que él quiera dejar de hablar…un café,la plaza alborotada,luz de verano…temperatura agradable y cine…mucho y buen cine…buen teatro y mucho vuelo…que no pare de hablar…..

  2. jose pinar

    17 agosto, 2015 at 7:23 pm

    La Plaza de Oriente,el marco incomparable…una gran entrevista,si señora.Cada vez me maravilla más como nos acercas y nos das a conocer a grandes de nuestra escena,y yo creo que también grandes desconocidos para mucha gente,sigue acercandonos a est@s,que es@s que solo están buenos no tienen mucho interés…

  3. Mariví

    26 agosto, 2015 at 11:16 am

    Necesitaba tiempo para leerte, tiempo para asimilar todo lo que el magnífico Miguel Rellán cuenta y lo que se adivina tras sus ironías. Es una entrevista para releer cuantas veces sea menester. Siento una admiración profunda por el actor y, gracias a tu trabajo, empiezo a admirar a la persona. ¿Hay posibilidad de que también me pida uno para Reyes? Gracias, gracias, gracias.

  4. susanaalbamontalbano

    26 agosto, 2015 at 11:44 am

    Gracias,siempre, a ti

  5. Marta Roldán

    18 julio, 2016 at 9:14 am

    Yo para este hombre solo tengo palabras buenas… y en cierto modo, soy como él: me encantan los malos (en la ficción, por supuesto) Para cuando un Miguel adulto sumergido en un malvado como Moriarti? Muchas gracias Susana… un día me voy contigo, jamia que gusto por dios…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.