Círculo Rojo

Porco Rosso

By  | 

Porco Rosso (Hayao Miyazaki – 1992).

El as de entre los pilotos de hidroaviones del Adriático es un hombre con rostro de cerdo, así transformado a causa de una misteriosa maldición.

Cartel Porco Rosso, MICINEXIN

Deliciosa cinta de animación de Hayao Miyazaki (Mi Vecino Totoro), autor al que debemos obras televisivas del calado de Heidi, y participación en otras como Lupin o Sherlock Holmes.

Fotograma Porco Rosso, MICINEXIN

Dentro del Cine Manga, Porco Rosso es quizás un film “menos manga” de lo habitual, y desde luego, dentro del cine de su autor es la que más se separa de sus usuales inquietudes, relacionadas normalmente con la tradición y la mitología japonesas.

fotograma Porco Rosso, MICINEXIN

Ya sólo su extraño argumento nos atrae en el primer contacto con la película: un Mar Adriático en plena Guerra Mundial, inundado de hidroaviones, pilotos hechizados y enfrentados, bases ocultas, garitos deprimentes, espías, piratas… Y, por supuesto, amor.

La música es absolutamente magistral. Está compuesta por Joe Hisaishi, un admirador de Quincy Jones y habitual de Miyazaki (“La Princesa Mononoke”, “El Viaje de Chihiro”). También tiene un par de grandes bandas sonoras junto al director Takeshi Kitano: “Sonatine” y “El Verano de Kikujiro”. En Porco Rosso, Hisaishi mezcla estilos, desde las marchas militares a la melodía más romántica, e instrumentos, que van desde mandolinas y castañuelas hasta sintetizadores. El resultado es espléndido.

fio_and_porco_in_porco rosso

Uno de los mejores temas musicales acompaña en un momento de la película a Porco con su avión, simplemente volando, siendo luego derribado por un asqueroso y apuesto yanki: Donald Curtis. Para reparar su avión, Porco Rosso acude al Maestro Piccolo, que tiene un taller regentado junto a su espabilada hija adolescente, Fio. Las mujeres de la familia y las vecinas les ayudan. En ese momento, Porco es captado por el Fascio italiano, pero nuestro protagonista les niega su colaboración aduciendo que él es “un cerdo, no un fascista”.

porco-rosso

Curtis intenta ligar con la amada de Porco, Gina, a la que hemos conocido cantando “Les temps cérises”, himno de la Comuna de París (se advierte política en la cinta). Mientras tanto, Porco Rosso realiza acrobacias aéreas frente a ellos, cuando las rápidas olas del mar nos llevan, mediante un hermoso flashback y el temazo musical de la cinta, a un pasado en el que Porco pilotaba para Gina: los dos eran jóvenes, y él aún conservaba su rostro humano.

 

Mikel Vivanko

Mikel Vivanko (Bilbao, 1974), es licenciado en Bellas Artes por la especialidad de Audiovisuales en la Universidad del País Vasco (UPV, EHU)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.