entrevistas

Veki Velilla: ” Últimamente tengo la necesidad de escribir”

By  | 

Reportaje fotográfico: Chema Pombo

Existe una nueva generación de actores que está entrando en el panorama español con paso firme. Jóvenes con una excelente formación, creatividad para regalar y deseos de sorprender al público. Veki Velilla es uno de ellos. La actriz, en activo desde el 2013, no ha dejado de trabajar y formarse desde entonces. Es una mujer de trato agradable, dulce y muy generosa en las respuestas. Comprobadlo vosotros mismos.

Los comienzos de Veki

¿Cuándo sentistes que meterte en la piel de mil personajes era lo tuyo?

Desde pequeña. Cada vez que veía películas o series, a parte de la historia, me fijaba en las personas que hacían aquellos personajes sin ser ellos. Me llamaba muchísimo la atención. A partir de la ESO comenzó a picarme más fuerte el gusanillo de la interpretación.

Cuando estaba estudiando magisterio, la gente de mi alrededor comenzó a animarme para que lo intentará. Hasta ese momento estaba dubitativa porque me parecía una utopía vivir de la interpretación. Entonces comencé a buscarme trabajos en el mundo de la publicidad, y poco después encontré a un representante que le gustó mi perfil y quiso empezar a trabajar conmigo.

Me vino todo de golpe, ciertamente sacrifiqué magisterio porque comencé a dedicarme de lleno a la interpretación.

¿No tienes un plan B por si te va mal en esta profesión?

Para nada. Es verdad que siempre tienes ese pilotito que te crea dudas y obliga a preguntarte que harás si va mal, pero en realidad cualquier carrera puede resultar un fracaso. Si tú te creas un plan B, tu energía va a estar dividida, y toda meta precisa de una gran focalización.

Veki, ser actriz está lleno de altos y bajos tanto por la búsqueda de trabajo como por los carruseles emocionales que vivís interpretando personajes muy diferentes ¿tienes algún coach que te ayude en esta faceta?

Coach no. Es verdad que sólo llevo desde el 2013 en esto, y momentos de dique seco no los he tenido muy largos. También te digo que soy bastante ansiosa, y cuando no trabajo aprovecho para para aprender cosas nuevas y hacer cursos. Al final, esa energía que mueves en otras actividades te hace sentir viva.

” Nunca hay un trabajo que termine y piense que está perfecto”

Me parece fascinante no dejar de aprender durante toda tu vida profesional…

Lo es. Como actriz puedes interpretar cualquier tipo de personaje, y algunos tendrán destrezas de las que tú careces. Aunque no las desarrolles a nivel profesional, vas enriqueciéndote más y más. Recuerdo que el curso de esgrima que hice fue una pasada, y quien te dice a ti que no te va a tocar hacerlo en un papel.

¿Eres muy dura y exigente contigo misma?

Demasiado. Nunca hay un trabajo que termine y piense que está perfecto.

¿Te cuesta verte o te gusta?

Es un drama para mí verme… Me obligo a hacerlo, porque hay cosas de las que no te das cuenta cuando estás interpretando que es necesario que limes.

Veki, ¿qué medio te llama más la atención desde que empezaste?

Todos. Lo que a mí siempre me ha llamado más la atención es la psicología de los personajes. Al interpretar diferentes personalidades, es más fácil para ti descubrir partes diferentes tuyas o de otros, e incluso empatizar con la gente.

Referente a los medios, realmente no puedo elegir. El directo del teatro, la adrenalina del momento…es fantástico. Luego tienes la verdad del cine, porque son planos tan cortos que cualquier gesto te lo pilla y con ellos puedes contar tantas cosas.

El proceso creativo de Veki

Pero sí es cierto que en el teatro te sientes más libre…

Sí. En el teatro eres tú con tus compañeros. Eres quien en ese momento está tomando las decisiones. Es magia.

¿Cúal es el proceso creativo que sigues hasta llegar al personaje que quieres mostrar al público?

Uso mucho la música, la cual me va llevando a la energía que pienso que tiene el personaje. La ropa o el caminar también hacen muchísimo. Te pones su ropa, escuchas la música que has elegido, caminas como crees que lo hace el personaje y dejas de ser tú.

¿Hay algún personaje que te haya tocado mucho emocionalmente?

Depende de cómo me encuentre interiormente. El personaje que interpreté en mi primera película, “Stop over in hell” (2016, Matellano), me afectó especialmente. Eran dos chicas en el lejano Oeste que viajan para esparcir las cenizas de su padre, entonces las secuestran y les sucede de todo. Me costaba mucho desconectar, y cuando terminé la película estuve como dos semanas con un estado anímico muy bajo. Luego, poco a poco me fui desprendiendo. La verdad, según vas trabajando aprendes a que los personajes te vayan afectando menos.

¿Te gusta dialogar con el director sobre cómo enfocar tu personaje?

Me gusta saber qué piensa del personaje, que me diga cuatro puntos importantes y yo decirle los míos. A raíz de ahí se empieza a crear. Lo que no me gusta demasiado son las charlas muy densas, porque es mucha información y se me dispersa. Prefiero tener claras las premisas importantes y después ir matizando.

Nuevos proyectos

Veki, ¿te llama la atención dirigir y escribir?

Sí. Obviamente me produce todo el respeto del mundo, pero últimamente tengo la necesidad de escribir. Suelo plasmar ideas y pensamientos en hojas, lo complicado después es desarrollarlo. Para hacerlo necesitas tener una técnica, admiro muchísimo a los guionistas y directores. Yo aún no me he formado en este aspecto, pero no descarto hacerlo en un futuro.

Cuéntanos tus proyectos…

Ahora podéis verme en la serie “Hospital Valle Norte”, para mí ha sido una de las veces que más a gusto me he encontrado trabajando con mis compañeros. Somos veintitantos actores fijos con historias paralelas que se entremezclan. El buen rollo se siente, os recomiendo totalmente la serie.

Después estoy intentando montar una obra de teatro con unos compañeros, me apetece mucho subirme al escenario. Vamos a ver cómo va fluyendo todo.

“El resplandor”

Veki, pasemos a la segunda parte de la entrevista ¿cuál es tu película favorita de la historia del cine?

Lo tengo claro, desde pequeña me encanta “El resplandor” (1980, Kubrick). Es un mundo entre la realidad y la ficción que me atraía muchísimo aunque no entendiese bien el concepto. Poco después, vi cómo se había preparado Nicholson el papel y me alucinó. Vas viendo lo agresivo que es consigo mismo, cómo va entrando poco a poco en el papel…fue en esta película en la que me fije más atentamente en el trabajo de los actores.

¿Qué secuencia elegirías?

La del bar. Él está allí tomándose su copa, el lugar está lleno de gente, pero cuando hay un cambio de vista te das cuenta de que en realidad la casa continúa vacía. Empiezas a plantearte si está todo en su cabeza y qué le está sucediendo.

¿Eres de versión original?

Sin duda. La mitad de la interpretación está en la voz. Yo me he doblado a mi misma, y cuando vi la película notaba que faltaba la mitad de la interpretación a pesar de ser mi propia voz.

Muchas, muchas gracias querida Veki por tu tiempo y amabilidad. Estaremos pendiente del proyecto teatral, mientras disfrutaremos de tu interpretación de Alba en “Hospital Valle Norte”, todos los lunes en TVE. Nos vemos por los escenarios.

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en gabinetedepsicologia.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.