Cuéntame un cuento

La asfixia

By  | 

Cada día tengo que sufrir dos viajes mortíferos en ascensor por un sueldo de 700 cochinos euros, apenas me da para vivir decentemente. Suelo llegar a la oficina con los nervios destrozados, empapada en sudor y con deseos de llorar. Sin embargo, tengo que sentarme frente al ordenador y resolver las dudas de los socios del sindicato. 

Un día de estos volaré esos ascensores. Lo tengo todo pensado. La fábrica de enfrente se dedica a la pirotecnia, y no es que sean demasiado cuidadosos con la seguridad. Solo es cuestión de entrar como si fuese una trabajadora más, y birlar la pólvora necesaria. Después, a la hora de salir de mi trabajo, me esconderé en el armario donde se guardan los utensilios de limpieza hasta que no haya nadie. Entonces saldré, abriré ambos ascensores y los inundaré de pólvora y lanzaré todas las cerillas necesarias hasta que aquello se convierta en una hoguera de San Juan. Lo único que me preocupa es si yo acabaré también achicharrada o me dará tiempo a volver a esconderme. Creo que no llevo a cabo mi plan solo por eso.

Ya es hora de salir. Me dirijo al ascensor y lo miro con asco, lo mismo que al resto de la gente que espera entrar. Ahora el olor a humanidad será más intenso y nauseabundo. Entonces, para disimular una arcada miro a mi derecha. Descubro una puerta donde se puede leer el letrero “Escaleras”. Les miro como si hubiese descubierto la penicilina y me dirijo hacia allí. Casi puedo sentir cómo todos me ven marchar mientras piensan que soy absolutamente imbécil. Al ver las escaleras me siento como en un prado verde, oxigenado y con libertad para moverme. Al comenzar a bajarlas, sentí cómo alguien más había seguido mi camino. Me giré a mirar, nos sonreímos y comenzamos a charlar hasta que bajamos los diez pisos. Ahora somos grandes amigos.

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en gabinetedepsicologia.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.