reportajes y artículos

“La atención primaria es el patito feo de la medicina”

By  | 

Fotografías: Susana AlBa Montalbano

Cuando vi al presidente Sánchez anunciando que lo peor estaba por venir, creí estar inmersa en una terrible pesadilla de la que no podía despertar. Algo tan terrible no podía estar sucediendo en pleno siglo XXI, son acontecimientos que lees en los libros de historia o ves en películas de catástrofes.

Sin embargo estaba pasando. Calles desiertas, mercados atestados de gente enloquecida intentando llevarse todo sin importarles que otros regresaran a casa con las manos vacías. Balcones con personas aplaudiendo y el fervierte deseo de ver a otros seres humanos por unos instantes. Hay quien ve algo festivo en este último hecho, personalmente, pocas veces he llorado tanto como cada día a las ocho. 

En las redes sociales, mientras, estaban los que intentaban divertir a los demás, y los que se erigían como contadores oficiales de fallecidos. Maldita la gracia me hacía verles escribir tan luctuosa cifra puntualmente cada mañana. También te encontrabas con especímenes que aseguraban, no sin cierto aire se suficiencia, que todo era mentira o los que eran tan fieles al gobierno que hubieran sido capaces de tatuarse el «Aserejé»  si Sánchez lo hubiese sugerido.

Cuando todo amainó un poco, las ofensas y los enfados vieron la luz. La desinformación se hizo hueco, y las luchas políticas fueron más asquerosamente evidentes. Entre dicha desinformación, se encontraba aquella en la que se calumniaba a los médicos de atención primaria llamándoles cobardes y asegurando que habían estado escondidos mientras el tsunami nos arrastraba. Es una de las mentiras más canallas que he podido leer. 

Os traigo el testimonio de un médico de atención primaria de la Comunidad de Madrid. Prefiere mantenerse en el anonimato, sólo quiere contar lo que vivió y sintió en uno de los momentos más intensos de su carrera. Espero que os aclare muchas dudas.

«Durante mucho tiempo nos faltaron medios de protección»

Doctor, cuando un día uno va a su trabajo y le cuentan que va a tener que enfrentarse a una situación tan extrema ¿qué es lo primero que se le pasa por la cabeza?

Tienes un montón de dudas. En primer lugar, te planteas si lo que viene es tan malo como dicen. Dudas de si vas a saber afrontarlo con tus conocimientos y habilidades médicas. También piensas en la infraestructura que conlleva algo así, y te preguntas si en tu consulta habrá cuanto necesites y si podrás contar con la otra parte de la medicina, que es la especializada. Piensas, incluso, en si la gente podrá comprender lo que se está viviendo y comportarse como debe. A día de hoy siguen existiendo muchas dudas, porque no para de haber cambios. 

¿Cree que tanto el gobierno central como las comunidades autónomas, han enviado a sus médicos a luchar contra algo desconocido sin apenas medios de protección?

Al principio sí. Está claro que faltaban medios, como los famosos EPI, los cuales o eran muy escasos o no eran los adecuados para enfrentarse al virus. Yo he tenido batas de papel, mascarillas que luego fueron retiradas… Está claro que durante mucho tiempo nos faltaron medios de protección, y a la vista está la cantidad de sanitarios que se han contagiado.

La sociedad piensa que en los hospitales es donde más horrible ha sido todo, pero hay cifras que indican que los médicos de atención primaria son los que han sufrido más contagios. Todos hemos estado expuestos y hemos tenido bajas. Esto no es una competición sobre quien ha sufrido más, pero me gustaría dejar claro que absolutamente todos hemos sido tocados por el virus.

¿En alguna ocasión, cuando vio casos terribles de coronavirus, pensó que iba a derrumbarse?

No, cuando estás haciendo tu trabajo solo piensas en eso. Tu cabeza sabe priorizar lo que es importante, y estás a lo que estás. Quizás en los momentos de descanso, o cuando llegabas a casa tras siete horas de trabajo intenso y veías el efecto de desgaste que tenía tu cuerpo, te planteabas durante cuánto tiempo podrías aguantarlo.

Si alguien le dice que este virus es una gripe más, ¿usted cómo responde? 

Respondería que en absoluto es así. Es otro tipo de infección respiratoria, con una gran variedad en cuanto a los síntomas y afectación. Los casos más graves que he visto, y tratado en parte, tiene más efectos negativos en el cuerpo que una gripe. El sistema inmune se vuelve loco, trastoca el sistema de coagulación, y también produce reacciones inflamatorias en el pulmón. Afecta al tejido muscular, y no olvidemos los síntomas gastrointestinales. Sin duda, como le digo, no es una gripe más

«Existe un retraso de incluso once días en darnos los resultados de las PCR»

Hablemos de la situación actual. Muchos pacientes se quejan de la cantidad de días que tienen que esperar para que les comuniquen los resuldos de sus PCR, ¿considera que los recortes de antaño son los culpables de que exista tanto retraso a la hora de dar resultados de PCR?

La verdad es que no lo sé. El retraso de los resultados de las PCR que hacemos en los centro de salud no sé a qué obedecen. En atención primaria nadie lo sabe.

Hay quien me ha comentado que faltan recursos y personal…

Puede ser. Donde trabajo existe un retraso de incluso once días hasta poder dar los resultados. Lo que me cuesta entender es que ese mismo hospital al que mandamos nuestras PCR, hacen las suyas propias cuando la gente va a urgencias y los resultados se dan al día siguiente. A mí que me expliquen eso, porque no entiendo el retraso que tenemos cuando el mismo hospital, con el mismo laboratorio, es capaz de dar resultados tan pronto. Pueden ser falta de medios, de previsión…no lo sé.

«Los que mandan no tienen a bien darle importancia a nuestro trabajo»

Últimamente se pone en tela de juicio cómo actuaron ustedes en los primeros meses de caos, ¿a qué se debe que una parte de la población piense que los centros de salud se han atrincherado y no han querido atender a los pacientes cuando ha sido todo lo contrario?

La gente que teoriza sobre cómo se debe establecer un sistema público de salud, dice que hay un primer escalón: la atención primaria. Es el lugar donde primero acude el paciente, y desde ahí se le dirige hacia el recurso más adecuado que pueda resolver su problema. 

Este primer escalón, ayuda a que muchas personas no colapsen los hospitales y las urgencias. Sin embargo parece que esos teóricos y los que mandan, no tienen a bien darle mucha importancia a nuestro trabajo ni hacerlo ver a la población. 

Por otro lado, la gente es ciega cuando quiere. Yo veo y hablo con más de 40 personas cada día entre consultas y llamadas telefónicas. Toda esa gente sabe que los centros de salud no están cerrados, pero si quieren ir contando otra cosas es asunto suyo.

Seguramente no guste la manera actual de atender a los pacientes, pero es como son las cosas y no somos nosotros los que las hemos organizado así. Seguimos las directrices de la consejería de sanidad o de la dirección asistencial. Entiendo que han decidido que se hagan así las cosas por la seguridad de todos, la primera la de los pacientes. La atención primaria es el patito feo de la medicina.

La próxima semana publicaremos la segunda parte de la entrevista. Hablaremos un poquito más del virus en sí, de las mascarillas, y el doctor nos dará su opinión sobre la rama negacionista. Espero que os haya parecido interesante, y ya sabéis lo que siempre os deseo: abrazos y salud.

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en gabinetedepsicologia.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.