Luces, cámara...¡acción!

Tres rodajes inquietantes del cine clásico

By  | 

Los inicios del cine fueron apasionantes y complicados. Un arte nuevo estaba naciendo, y eran muchos los que querían probar fortuna o experimentar. Se abría un mágico mundo lleno de posibilidades, pero también una industria novedosa a la que explotar al máximo. En ocasiones, crear una gran película era más importante que la seguridad de todos los trabajadores. Muchos sufrían accidentes, y se les sustituía por otros como si fueses piezas de repuesto. Al más puro estilo «Metrópolis» (1927, Lang). En este pequeño artículo, os hablamos de tres terribles rodajes en los inicios de la industria. Dos donde hubo pérdidas humanas, y uno donde aún hoy no se sabe discernir bien qué fue realidad y qué fue leyenda.

«El Vikingo» (1931, Melford)

La película debió pasar a la historia por ser la primera en grabar sonido y diálogos en exteriores. Sin embargo, es conocida por el terrible accidente que sucedió en las frías aguas de Terranova. El productor del film era Varick Frissell. Un hombre muy activo en las películas que producía y también bastante exigente. Al finalizar de rodar el film, no quedó muy satisfecho con las imágenes de exteriores que se habían tomado. Así que, decidió volver con parte del equipo para rodar más tomas del bello paisaje helado. Desde un barco, navegando entre enormes trozos de hielo, decidieron filmar algunos icebergs. Inesperadamente, una terrible explosión se produjo en el barco que acabó con la vida de 26 personas. Entre ellas, la del propio Frissell. A pesar de la tragedia, la película se estrenó en junio de 1931. Por si os interesa, la tenéis en Youtube.

"El Vikingo" 1931

«El arca de Noe» (1928, Curtiz)«

La primera superproducción a la que se enfrentó Curtiz. Es una película de transición entre lo mudo y lo sonoro porque alterna secuencias mudas con otras que tenían diálogo. La Warner pretendía que fuese el gran bombazo de aquel año. La secuencia estrella iba a ser la representación del diluvio universal en el set de rodaje. Para ello, vertieron más de 2000 litros de agua. Lamentablemente aquella situación se descontroló y acabaron muriendo ahogados tres extras. Otros muchos resultaron heridos de diversa gravedad. A partir de entonces, se implantaron una serie de normas de seguridad para este tipo de secuencias peligrosas. Por cierto, entre los extras que casi se ahogan estaba un jovencísimo John Wayne.

"El arca de Noe" 1928

“Nosferatu” (1922, Murnau)

Este rodaje, más que ser problemático en sí, es legendario por la cantidad de leyendas urbanas que surgieron después. El actor elegido para encarnar al terrible Conde Orlock, fue Max Schreck. Un actor alemán del que se sabía más bien poco. Dicen que su infancia fue misteriosa y que tenía un gran talento para la interpretación. Poco más datos salieron a la luz. Debido al gran desconocimiento sobre su vida y que el apellido significase miedo en alemán, cualquier tipo de teorías sobre quién era realmente este hombre estaban servidas.

Comenzó a correr la creencia de que practicaba el vampirismo. Incluso se llegó a decir que la actriz principal fue contratada para que fuera mordida de verdad por Schreck. Una especie de ofrenda por haber participado en el rodaje. También se dijo que varios de los componentes del equipo desaparecieron misteriosamente durante la filmación del film. Para mí, no son más que rumores creados por el estudio Prana Film para promocionar la película y potenciar el interés del público. Pero eso no quita que Max Schreck fuera la mar de siniestro maquillado, o no, de vampiro. La tenéis en Youtube.

"Nosferatu" 1922

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en psicologodecabecera.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.