Soy leyenda...

Carole Lombard, la otra Escarlata

By  | 

Carole Lombard nació en el año 1908 en Indiana. Sus padres se divorciaron cuando ella era muy pequeña, y la madre decidió marcharse con sus hijos a Los Ángeles. A Carole, la preciosa chiquilla rubia del barrio, le encantaba jugar al béisbol con los chicos del vecindario. En una de esas ocasiones, la vio el director de cine Allan Dwan y decidió contratarla para la película “A perfect crime”.  Sólo tenía 12 años. A Lombard le encantó la experiencia, pero tendrían que pasar unos cuantos años hasta que volviese a ponerse delante de las cámaras.

Continúo con su vida normal de adolescente de principios de siglo. Iba a la escuela y también practicaba el atletismo. A los 15 años se cansó de estudiar, y entró en una compañía de teatro. Cuando cumplió los 17 realizó un casting y la Twenty Century Fox decidió contratarla.

Realizó numerosas películas mudas con la Fox que le concedieron cierta fama. En 1926 sufrió un terrible accidente de coche que dejó marcada con cicatrices la parte izquierda de su rostro. Aunque se recuperó bastante bien, la Fox decidió rescindir su contrato. Consiguió trabajo con el mítico rey de la comedia Mack Sennett, quien la ayudó a pulirse como actriz.  Pronto llegó el cine sonoro, y para Lombard no supuso ningún problema. Su primera película sonora fue High Voltage” (1929, Higgin).

Carole Lombard.

Los años 30 fue su época de mayor esplendor. Se convirtió en una importante actriz de comedia, un género que le encantaba. Una vez que firmó con la Paramount, hizo maravillas como “La comedia de la vida” (1934, Hawks), “Al servicio de las damas” (1936, La Cava) o “La reina de Nueva York” (1937, Wellman). Por su interpretación en “Al servicio de las damas”, recibió su primera y única nominación al Oscar.

¿Cómo fue su vida amorosa? 

Carole Lombard contrajo matrimonio en dos ocasiones. La primera vez fue con el actor William Powell. Su diferencia de edad era de casi 20 años, pero el gran problema radicaba en sus carácteres tan diferentes. Carole era muy activa, entusiasta y deseosa de relacionarse con la gente, mientras que William era más retraído y prefería vivir una vida mucho más tranquila. Su matrimonio duró apenas un par de años. Después inició una relación con el cantante y compositor Russ Columbo. Era una pareja adorada tanto por la prensa como por el público. Desgraciadamente, la relación se interrumpió de manera abrupta al morir Russ en la casa de un amigo tras sufrir un accidente. Russ fue a ver la colección de armas de su amigo el fotógrafo Lansing Brown, lamentablemente el disparo fortuito de una de ellas se alojó en el cráneo de Russ. Carole creyó enloquecer de dolor. La actriz se refugió en el trabajo, y no tuvo otro amor durante años. 

Carol Lombard y Clark Gable.

Lombard ya había trabajado con Clark Gable en “Casada por azar” (1932, Ruggles), como pareja artística tenían mucha química y al público les encantaba. Por esta razón, Selznick y Fleming se llegaron a plantear contratar a Lombard como Escarlata. Una actriz al gusto y medida de Gable. Durante el casting que realizó la actriz para el papel, surgió el flechazo entre los dos. Gable insistió como un cansino para conseguir una cita con Carole. Finalmente accedió. Comprendieron que se habían enamorado perdidamente y se casaron en 1939. Sin embargo, su felicidad no duraría.

Carole Lombard, condecorada como la primera mujer estadounidense caída en la II Guerra Mundial

Tras el rodaje de la maravillosa comedia “Ser o no ser” de Lubitsch en 1941, Estados Unidos entró en guerra en diciembre de ese mismo año. El gobierno pidió a los actores más importantes de la época que hiciesen campaña a favor de los bonos de guerra. Gable no se decidió a hacerlo, mientras que a Carole le entusiasmó la idea. No tardó en coger un tren hasta Indiana, junto a su madre y su representante, con el objetivo de vender cuantos bonos pudiera. Su campaña fue todo un éxito. Llegó a vender dos millones de dólares en bonos.

 El 16 de enero consideró que era el momento de regresar a casa. Sin embargo, en vez de tomar el tren de vuelta, decidió comprar billetes de avión para regresar más rápido. Unos dicen que su necesidad de llegar a California cuanto antes se debía a que una jovencita llamada Lana Turner estaba muy interesada en su marido. Otros aseguran que simplemente deseaba comenzar un nuevo proyecto que tenía sobre la mesa. Nunca lo sabremos. El caso es que  el avión en el que viajaba Lombard se estrelló cerca de Las Vegas. El presidente Roosvelt decidió condecorar a la actriz como la primera mujer estadounidense caída en la guerra.

Gable quedó absolutamente destruido. Decidió unirse al ejército de su país en Europa. Quienes le conocieron, dijeron que después de aquello ya nunca volvería a ser el mismo. “Ser o no ser” se estrenó en febrero de ese mismo año. La comedia fue todo un éxito,  y la interpretación de Carole muy aclamada. Tristemente, ella no pudo disfrutar de su último éxito.

Carol Lombard

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en psicologodecabecera.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.