Soy leyenda...

Loretta Young, víctima del conservadurismo

By  | 

Un día de Reyes de 1913, vino al mundo Loretta Young en Utah. Era la más pequeña de las tres hermanas. Tiempo después, la familia se mudó a Hollywood y en seguida su madre decidió llevarlas a castings. Como eran unas niñas preciosas, no les faltó trabajo en el cine. Aunque Loretta siempre fue la que llamó más la atención. Una de las estrellas de la época, Mae Murray, quedó tan prendada de la pequeña Loretta que quiso adoptarla. La madre se negó, aunque no puso problemas a que la niña viviese con Mae durante un par de años. Incomprensible. 

A muchos de los niños prodigio del cine se les hunde el mundo cuando crecen porque al público deja de parecerles graciosos y monos. A Loretta no le sucedió. Ella continuó trabajando cuando fue adulta, llegando a hacer una media de 7 u 8 películas al año. En 1947, protagonizó “Un destino de mujer” y consiguió el Oscar a la mejor actriz principal. Volvería a ser nominada en 1950 con “Hablan las campanas” de Koster, pero se lo arrebató Olivia de Havilland con “La heredera”.

El año 47 fue estupendo para Young, ya que también protagonizaría uno de sus grandes éxitos: “La mujer del obispo”, de Koster. Acompañada por David Niven y Cary Grant, crearon una de las comedias más deliciosas y atemporales de la historia del cine. Aunque mi película favorita de Loretta es “Motivo de alarma”, dirigida en 1951 por Garnett.

Con solo 36 años abandonó el cine. Rápidamente dió el paso a la televisión, protagonizando su propia serie llamada “The Loretta Young Show” con la que consiguió tres Emmy. El programa se mantuvo en antena durante 8 años, algo que no había conseguido una actriz en la tele hasta ese momento. Después, se retiró de la interpretación y se dedicó a las obras de caridad junto a su amiga Jane Wydman. Aunque es cierto que en los 80 abandonó el retiro para hacer dos telefilms. Murió en el año 2000, a la edad de 87 años.

¿Y qué hay de su vida amorosa?

A los 17 años se fugó para casarse con el también actor Grant Withers, pero un año después se anuló el matrimonio porque ella era menor de edad. En 1935, fue protagonista de uno de los episodios más oscuros de Hollywood. En aquel año estaba trabajando junto a Clark Gable en “La llamada de la selva”. Él estaba casado, pero no dudó en cortejar a Loretta Young. Unos dicen que Loretta cayó rendida a sus encantos, otros, que Gable abusó sexualmente de ella. El caso es que la joven quedó embarazada. Imaginaos el escándalo que podría suponer en aquellos años. Se decidió que ella disimulase el embarazo todo lo que pudiera y después diese a luz en secreto. Así lo hizo, y cuando la bebé nació fue entregada a un orfanato. Como jugada maestra, Loretta acudió al orfanato para adoptar a su propia hija. Y así pudo ser presentada en sociedad Judy.

Lo complicado de la situación, es que Judy era clavada a su padre. Incluso había sacado las orejas de soplillo, las cuales su madre intentó disimular colocándole multitud de gorros hasta que decidió operárselas. A todo esto, Gable se había puesto de perfil y continuado con su vida como si nada. 

En 1940 se casó con el productor Tom Lewis, quién adoptó a Judy. Ambos tuvieron dos hijos más, Christopher y Peter. Se divorciaron en 1969. Loretta volvió a contraer matrimonio en 1994 con el diseñador de moda Jean Louis, de quién enviudó en 1997. Sus últimos años fueron apacibles, terminó de escribir su autobiografía, la cual no permitió que se publicase hasta después de su muerte. La razón de este deseo era que en ese libro confesaba que Judy era en realidad su hija biológica. Si duda, un secreto que le debió pesar cada minuto de su vida.

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en psicologodecabecera.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.