Desaparecidos pero no olvidados (Triun Art)

MARÍA TERESA FERNÁNDEZ, 22 AÑOS SIN TI

By  | 

El rostro de los padres de María Teresa está marcado por el dolor. Desde el 18 de agosto del año 2000 no saben nada de su preciosa hija. Aquella calurosa noche de verano, Antonio acercó con el coche a la parada de bus a María Teresa. La dejaría a unos 200 metros. Son fiestas en Motril, y la chica se dirige hacia la playa en busca de su novio para después disfrutar de un concierto de Café Quijano junto a más amigos. Algo la debió entretener, porque el novio recibió un mensaje de Teresa en el que le decía: «Puede que tarde, pero voy. Espérame». Amigas de ella que iban en coche recuerdan haberla visto esperando sola en la parada mientras miraba el móvil. Después, oscuridad. 

Una de las hermanas de María Teresa debía ir a su encuentro cuando terminase el concierto. Tras un rato esperándola, llamó a sus padres para dar la señal de alarma. Nadie sabía nada de María Teresa. Nunca acudió a su cita. Familiares y amigos comenzaron a buscarla por todas partes, incluso llamaron a los hospitales. Terminaron interponiendo una denuncia. 

Aunque en esta ocasión la policía se volcó más en la investigación, se perdió un tiempo precioso dando por hecho en un inicio que, al ser fiestas y Teresa mayor de edad, era posible que hubiese desaparecido por su propia voluntad. De nuevo, una familia desesperada les tuvo que implorar para que no tuvieran abierta esa posibilidad, ya que su hija era incapaz de hacerles sufrir conscientemente con algo semejante. 

¿Cómo era María Teresa?

Todos la describen como una muchacha muy responsable y apegada a la familia. La recuerdan muy cariñosa, besucona con los suyos y también confiada. Tenía un carácter alegre, siempre estaba de buen humor. Además, su formación escolar era excelente. Durante años, toda la familia había residido en Suiza hasta que María Teresa quiso realizar la secundaria en España y todos decidieron regresar. Dominaba tanto el inglés como el francés, y además era una buena amazona.

Respetaba mucho a sus padres, estaba muy unida a ellos y jamás se le hubiera ocurrido darles un disgusto así. Pero eso, la marcha voluntaria era absolutamente inconcebible. Además, cuando salió aquella noche apenas llevaba dinero encima. ¿Alguna vez la policía dejará de considerar que siempre desaparecen voluntariamente las personas mayores de edad? ¿Se nos hará el milagro?

Las teorías

La madre de María Teresa, desde el principio ha sospechado que se subió al coche de alguien en quien ella confiaba. Piensa en un caballista, alguien que la animase a conocer un nuevo potrillo de su finca y después prometiese llevarla al punto de encuentro con su novio.

Por otro lado, está la siniestra sombra de Tony King presente. El asesino de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes, escribió una carta a su esposa desde prisión en la que acusaba claramente a Robert Graham de ser el asesino de la muchacha. Se supo el contenido porque la misiva fue interceptada por la policía. Investigaron esta vía, e incluso los padres de María Teresa decidieron tener la penosa misión de entrevistarse con semejante miserable para intentar descubrir el fatal destino de su hija. Necesitan saber. Tener unos restos donde llorar y llevar flores. Sin embargo, no hubo suerte.

King les aseguró que su hija había sido asesinada por Graham, pero la policía terminó por no dar credibilidad alguna al testimonio de King y decidieron cerrar esa vía de investigación. Algo absolutamente incomprensible, sobre todo cuando tiempo después los padres de María Teresa se encontraron al mismísimo Graham en el bar donde acuden a desayunar diariamente desde hace años. Y como colofón, días después de aquel desagradable encuentro la madre fue agredida por un hombre que casi le rompe la tráquea, y que mientras le pegaba con un puño americano, le decía con acento inglés: “Como sigas buscando, tú serás la próxima”. Todos aquellos hechos quedaron en agua de borrajas, y hoy en día los cuerpos de seguridad no tienen ningún hilo por donde tirar para descubrir el paradero de María Teresa.

Triun art charla con María Teresa y Antonio, padres de María Teresa Fernández

Todo cuanto os he contado lo encontraréis mucho más detallado y ampliado en la entrevista que el divino Triun Art realizó a los padres. Ambos no han dejado de buscar a su niña, y continuaran haciéndolo hasta el último aliendo de sus vidas. Producen una ternura tremenda. No se puede evitar sentir también una rabia tremenda por la torpeza que siempre rodea a las investigaciones de desaparecidos. Torpeza que impide ganar tiempo y arranca muchas lágrimas a los familiares.

Desaparecidos, pero no olvidados

Por favor, mirad bien este pequeño vídeo. Si sabéis algún dato o reconocéis a cualquiera de los desaparecidos que se muestran, no dudéis en poneros en contacto con la policía o sus familiares.

Susana Alba Montalbano - Escritora y articulista en psicologodecabecera.com. Amo el arte, los artistas y que me leas tú.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.